Portada/Comunicados de prensa/La misión de emergencia del ICOM, la UNESCO y el Escudo Azul para evaluar el daño causado a la Biblioteca Nacional de Egipto y al Museo Islámico de El Cairo
 

La misión de emergencia del ICOM, la UNESCO y el Escudo Azul para evaluar el daño causado a la Biblioteca Nacional de Egipto y al Museo Islámico de El Cairo

La misión de emergencia del ICOM, la UNESCO y el Escudo Azul para evaluar el daño causado a la Biblioteca Nacional de Egipto y al Museo Islámico de El Cairo

© ICOM. 2014 El laboratorio de restauración del Museo Islámico repara una ventana de madera dañada

Una misión de emergencia dirigida por representantes del Consejo Internacional de Museos (ICOM), la UNESCO y el Escudo Azul tuvo lugar en El Cairo del 30 de enero al 2 de febrero de 2014 tras la explosión ocurrida la semana anterior de un coche bomba que causó graves daños al edificio que alberga tanto el Museo Islámico como la Biblioteca Nacional de Egipto en la plaza Bab al-Khalq.

Descargar

París, 7 de febrero de 2014

Los miembros de la misión se reunieron con el Su Excelencia el profesor Dr. Mohammed Ibrahim, ministro de Antigüedades, y con los directores, conservadores y restauradores de ambas instituciones, y realizaron una evaluación profunda del daño causado al edificio en sí y a las colecciones.

El inmueble situado en la plaza Bab al-Khalq se construyó entre 1889 y 1903 para albergar el Museo de Antigüedades Árabes, conocido desde 1952 como el Museo de Arte Islámico y desde 2007como el Museo Islámico, y la Biblioteca Nacional de Egipto. La planta baja pertenecía al Museo de Antigüedades Árabes, mientras que la segunda y tercera plantas correspondían a la Biblioteca Nacional de Egipto. El edificio histórico estuvo en renovación desde 2000 y la Biblioteca Nacional reabrió su museo y las salas de estudio adicionales en 2007, mientras que el Museo Islámico reabrió en 2011 con un nuevo concepto.

La explosión a las 6:02 de la mañana del 24 de enero destrozó partes del edificio, incluidas las instalaciones eléctricas, las conducciones de agua, las instalaciones de protección contra incendios y los sistemas de aire acondicionado. Mientras que “la estructura arquitectónica del edificio no se ha visto afectada”, según el arquitecto Riccardo Giordano, participante de la misión, las colecciones de la Biblioteca Nacional de Egipto y del Museo Islámico han sufrido graves daños. Los restauradores de ambas instituciones actuaron inmediatamente y salvaron muchos de los objetos expuestos de sufrir daños mayores o su destrucción.

La Dra. Regine Schulz, miembro del Consejo Ejecutivo del ICOM y directora del Museo Roemer y Pelizaeus en Hildesheim (Alemania), realizó junto con Christian Manhart (de la UNESCO), el arquitecto Riccardo Giordano y la Dra. Shadia Mahmoud (del Ministerio de Antigüedades de Egipto) una primera ronda de evaluación del daño causado a la que siguieron varias jornadas de inspección y estudio conjunto con los equipos de las dos instituciones. La totalidad de la museografía del Museo de la Biblioteca Nacional y del Museo Islámico quedó destruida. Las vitrinas a prueba de balas protegieron la mayoría de los manuscritos y pergaminos. El Museo de la Biblioteca Nacional exhibía 326 objetos, entre los que se incluían siete excepcionales manuscritos y tres papiros, los cuales se vieron afectados por el agua, dos de ellos gravemente.  “La situación en el Museo Islámico es todavía peor”, declaró la Dra. Schulz, “porque varios de los grandes objetos de madera, bronce y vidrio se exponían sin protección, por lo que el daño y la destrucción son muy significativos”. En enero de 2014 se exhibían un total de 1.471 objetos, de los cuales 164 quedaron totalmente destrozados, muy dañados o siguen desaparecidos, incluidos 61 piezas de cerámica (vasijas y mosaicos), 54 objetos de vidrio, 20 piezas metálicas, 18 piezas de madera, cinco objetos de piedra, cinco piezas de joyería y una moneda de oro.

Además, el agua liberada por los sistemas de protección contra incendios, que no se podían detener de forma inmediata, y los cristales esparcidos de las ventanas y vitrinas destrozadas causaron daños adicionales. Todos los objetos afectados se deben limpiar con sumo cuidado para retirar los fragmentos de cristal y otros restos de la explosión.

La UNESCO destinó 100.000 dólares estadounidenses en fondos de emergencia de el mismo día en que ocurrió la explosión y declaró que “la UNESCO proporcionará dentro de poco medidas para la rehabilitación de las dos instituciones y de sus colecciones a los potenciales donantes de Egipto y del extranjero”. El informe de la misión de evaluación servirá para recaudar fondos destinados a la reparación de los daños sufridos por las dos instituciones egipcias.

Desde el levantamiento de 2011, el ICOM ha seguido de cerca los sucesos en Egipto. En 2011, el ICOM publicó una Lista Roja de urgencia de bienes culturales egipcios en peligro como herramienta para difundir información y concienciar al público de la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales. El Grupo de intervención para los museos en caso de desastre del ICOM también informó del incendio del Instituto Egipcio en diciembre de 2011.

Fotografías realizadas durante la misión de evaluación del ICOM, la UNESCO y el Escudo Azul en El Cairo, Egipto, del 30 de enero al 2 de febrero de 2014
Si desea acceder a las fotografías en alta definición, por favor póngase en contacto con icom.presse[at]icom.museum