Portada/Quiénes somos/Medios de comunicación/Revista Noticias del ICOM/El Instituto Franklin de Filadelfia cuenta la historia de los guerreros de terracota de otra forma
 

El Instituto Franklin de Filadelfia cuenta la historia de los guerreros de terracota de otra forma

Por Yu Zhang, presidenta de Yu Culture, consultora de proyectos culturales relacionados con China

Cualquiera que trabaje en un museo fuera de China, soñará con albergar una exposición de los guerreros de terracota, incluso si solo son unos 8 ó 10 guerreros con sus caballos de los miles de figuras de dos milenios de antigüedad descubiertos en Xian. El museo Te Papa de Nueva Zelanda será pronto uno de los pocos afortunados: se espera que el coste de una exposición tan taquillera “supere los 4 millones de dólares neozelandeses” y, a la vez, genere “un impacto económico de 41 millones de dólares neozelandeses” y “atraiga a más de 112.000 visitantes” entre diciembre de 2018 y abril de 2019. En comparación, la exposición itinerante más famosa de China, The First Emperor: China’s Terracotta Army (El primer emperador: ejército de terracota de China), atrajo al Museo Británico a 850.000 visitantes entre 2007 y 2008, lo que la convirtió en la segunda exposición más visitada del museo después de la de Tutankamón en 1972.

@YZ / Yu Culture

 

La buena noticia es que esta exposición ya no es algo exclusivo de los museos nacionales, a los que el gobierno chino se lo “ofrecía” como un regalo diplomático. Varias versiones o grupos de figuras están recorriendo el planeta y contando una historia china única de varias formas para intentar acercarse al público local. Tras haber sido expuesta en el Centro de Ciencias del Pacífico, en Seattle (EEUU), entre abril y septiembre de 2017, la exposición titulada The Terracotta Warriors of the First Emperor (Los guerreros de terracota del primer emperador) ha sido inaugurada recientemente en el Instituto Franklin de Filadelfia (EEUU). Se trata de una exposición única de los guerreros de terracota y no se expone en un museo arqueológico. “Intentamos mostrar los aspectos relacionados con la ciencia y el proceso, además de la maravillosa historia de los guerreros de terracota”, cuenta Jeanne Maier, directora de Exposiciones y Diseño del Franklin. Ellie Byrom-Haley, presidenta y directora creativa del Grupo Gecko, la empresa contratada para desarrollar y diseñar la interpretación, la exposición y la experiencia, añadió: “La exposición explora de diferentes formas los aspectos científicos relacionados con las antiguas figuras de terracota, incluyendo potentes medios interactivos y experiencias teatrales de inmersión. Los visitantes descubren cómo y por qué se hicieron los guerreros y entrevén algunos misterios aún por aclarar”.

 

Además de al público habitual del centro científico, normalmente interesado en la interactividad, la exposición espera llegar también a “un público interesado en los objetos museísticos”. Al mismo tiempo, el plan de estudios de cuarto grado de Filadelfia presta especial atención a China y también a la ciencia y la tecnología, lo que hace que la exposición sea, según Maier, “el complemento perfecto de lo que los estudiantes aprenden en clase”. Ese es también el argumento que sedujo a Haiyun Wu, del Centro de Promoción del Patrimonio Cultural de Shaanxi y quien coordinó la exposición con unos 20 prestadores de toda China, principalmente de la región. “El nacimiento de un gran imperio ha tenido que estar respaldado por una potencia tecnológica avanzada. Hay muchísimos misterios en torno a los guerreros de terracota, sobre cómo se construyeron, el proceso de estandarización, o las fosas. Nos alegramos de que un centro científico esté intentando aclarar estos misterios para las próximas generaciones”.

 

Tras visitar varios museos de Shaanxi (China), el equipo de la exposición del Centro de Ciencias del Pacífico y del Franklin se inspiraron en las fosas y en los conocimientos de ingeniería y producción en masa de China y, por supuesto, también en los propios objetos. Es la primera vez que el préstamo se adjudica a un centro científico para mostrar cada uno de los guerreros sobre una base de piedra junto a una historia sobre la ciencia y la tecnología relacionadas con los objeto de la exposición. No fue difícil convencer a los socios chinos, a pesar de las preocupaciones sobre las condiciones de conservación y seguridad de las exposiciones: “fue un esfuerzo asumido por todas las partes implicadas”, según Maier. Los guerreros de terracota originales se exponen en una galería con sistema de control climático y con las alarmas de seguridad adecuadas, junto a 185 piezas arqueológicas en vitrinas también con control climático.

Foto cortesía del Instituto Franklin

 

Después de varias reuniones con los investigadores y prestadores chinos, quienes “compartieron tanta información como pudieron”, el Franklin pudo mostrar cómo los colores de las pinturas de los guerreros habían ido desapareciendo de forma diferente a lo largo de los siglos. Para ello utilizaron réplicas de tamaño real de los guerreros. Con la App de realidad aumentada de la exposición, el Franklin y sus consultores científicos pesan todas las armas que los soldados habrían utilizado, lo que permite a los visitantes construir virtualmente su propio ejército, algo que va más allá de la experiencia física de la exposición. El Franklin desarrolló también su propia experiencia interactiva: por ejemplo, los arqueros llevan acoplado el montaje del disparador de una ballesta en la colección del museo. En una entrevista escrita, Ningbin Hou, director del Mueso del Mausoleo del Emperador Qinshihuang (comúnmente conocido como el Museo de los Guerreros de Terracota, uno de los prestadores chinos que trabajó en el proyecto en coordinación con el Centro de Promoción del Patrimonio Cultural de Shaanxi), dijo que estaba muy impresionado con la interpretación y la impresionante experiencia de la exposición del Franklin y expresó su deseo de aprender de dichas experiencias interdisciplinares para las próximas exposiciones de su propio centro.

 

El equipo Franklin-Gecko está especialmente orgulloso de la “emblemática experiencia” que reproduce las fosas: los visitantes pueden caminar por las fosas entre guerreros de tamaño real, con proyecciones en 3D de los cuerpos de los guerreros en los que se muestra, de una forma increíble, cómo los colores pintados van desapareciendo lentamente a medida que los visitantes caminan por la fosa, una experiencia de inmersión tremenda que el Grupo Gecko diseñó en colaboración con Klip Collective para la creación de los demás medios y para el mapa en 3D.

Foto cortesía del Instituto Franklin

 

Tanto los prestadores como los museos anfitriones están muy satisfechos con los resultados: “La exposición de los ‘guerreros de terracota’ es muy solicitada. Cuando viaja, queremos poner de manifiesto tanto los nuevos descubrimientos arqueológicos como las técnicas de conservación. Nos encanta ver a los guerreros expuestos en lugares diferentes a los museos arqueológicos, como en museos para niños o centros científicos”, concluye Hou, quien durante su estancia en Filadelfia también firmó un memorando de entendimiento a largo plazo con el Franklin como resultado del éxito de la colaboración para organizar la exposición. Wu también aplaudió la fluidez de la cooperación entre todas las partes implicadas y atribuyó el éxito de la exposición a la confianza mutua.

 

Y ahora, museos, ¿estáis preparados para contar vuestra propia historia de los guerreros de terracota?

Foto cortesía del Instituto Franklin

 

***

Para saber más:

Noticias sobre los museos y el sector cultural de China: https://www.scoop.it/t/museums-in-china

Subscripción al boletín informativo de Yu Culture: http://eepurl.com/cmM1nP

Contacto de Yu Zhang: yu.zhang[at]yuculture.fr