Un museo en movimiento

El Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Atenas (EMST) viaja a Kassel para documenta 14

Por Kika Kyriakakou, comisaria y escritora independiente

La exposición documenta fue fundada en Kassel (Alemania) en 1955 por el arquitecto, artista y comisario alemán Arnold Bode. La exposición, que se celebra cada cinco años, es considerada una de las más importantes del arte contemporáneo de todo el mundo y se conoce como el “museo de los 100 días”. Este museo, nada convencional, ha evolucionado a lo largo de los últimos años hasta convertirse en un directorio informal de conceptos y tendencias emergentes de arte y algunas de sus ediciones se han convertido en todo un referente del arte contemporáneo.

Para su decimocuarta edición el director artístico Adam Szymczyk propuso una estructura dual bajo el título de trabajo, “Learning from Athens” (Aprender de Atenas). La exposición se presenta conjuntamente en Atenas y Kassel (del 8 de abril al 16 de julio, y del 10 de junio al 17 de septiembre, respectivamente). Los eventos atenienses se celebrarán en varios museos, instituciones y espacios públicos entre los que se incluyen la Escuela de Bellas Artes de Atenas, el Museo Benaki, la Fundación Yannis Tsarouchis, el Museo Bizantino y Cristiano, el Conservatorio de Atenas y la Biblioteca Gennadius de la Escuela Americana de Estudios Clásicos. Una de las elecciones más significativas es la del Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Atenas (EMST, por sus siglas en griego) y de su sede, abierta recientemente en el edificio de la antigua cervecera Fix. La apertura del museo había estado paralizada durante más de 12 años debido a trabas burocráticas y económicas y, aunque en 2016 se inauguró parcialmente con la exposición Urgent Conversations: Athens-Antwerp (Diálogos críticos: Atenas-Amberes), ha sido documenta 14 el evento que ha propiciado el uso oficial de todo el edificio por primera vez. En esta ocasión la colección del EMST se presentará también en Kassel. Hablamos con Katerina Koskina, la directora del museo, sobre su versión para el EMST, sobre la colaboración del museo con documenta 14 y los proyectos y planes futuros de la institución.

 

¿Cómo ha sido su experiencia de colaboración con documenta 14?

Esta importante colaboración comenzó en 2014 como una propuesta para ceder algunas partes y zonas del EMST y evolucionó hasta su forma final tras muchos debates y negociaciones cuando el museo estaba intentando empezar a funcionar. En noviembre de 2016 iniciamos una nueva etapa de cambio orientada a la actual forma restaurada y permanente con el nuevo programa titulado “EMST in the World” (El EMST en el mundo) y con la exposición Urgent Conversations: Athens – Antwerp, en colaboración con el Museo de Arte Contemporáneo de Amberes (M HKA). Trabajamos sin descanso con unos prerrequisitos y suministros limitados para conseguir abrir los espacios destinados a las exposiciones periódicas del EMST. Pero esto no habría sido posible si no hubiéramos tomado la decisión de trasladarnos en 2015 del edificio del Conservatorio de Atenas (Nota: su hogar temporal desde 2008) a las instalaciones de la cervecera Fix. Poco a poco empezamos a funcionar, a pesar de que aún no habíamos recibido el edificio oficialmente. La apertura parcial del museo y la cooperación con el M HKA nos demostró a todos y cada uno de nosotros, al público y a todos los implicados en documenta 14 que éramos capaces de satisfacer las exigencias y superar los desafíos de otros proyectos.

Nuestra colaboración con documenta 14 fue una gran experiencia y no hay duda de que el hecho de que cobre forma en una ubicación doble ha tenido un impacto positivo. Espero que nuestros asociados de d14 estén tan satisfechos como nosotros y creo sinceramente que esto es una cooperación beneficiosa para las dos partes. Ambas tuvimos que superar muchos obstáculos y, sin la importante contribución del director artístico, Adam Szymczyk, y del equipo de documenta 14, especialmente sin esa importante e histórica sugerencia de sacar a documenta de Kassel, este viaje nunca se habría realizado. El valor y decisión de ambas partes resultaron realmente cruciales para continuar en estas condiciones y en el EMST supimos ir más allá de lo que considerábamos seguro o posible. Fue una cuestión de visión más que de lógica.

 

¿Cómo surgió la idea de la exposición de Kassel y qué importancia tiene un proyecto como este para la colección del museo?

La colección del EMST es una versión adaptada de mi estudio museológico diseñado para las instalaciones del museo. La exposición de Kassel, titulada Antidoron, no incluye obras que no sean parte de la colección, a excepción de unas pocas que están en proceso de adquisición o que son un préstamo, y cuyos creadores, en mi opinión, deberían estar representados en la colección del EMST sin ninguna duda. Por lo que a mí respecta, lo importante no era montar una nueva exposición, sino que el público conociera la colección de nuestro museo. Es más, esta colaboración no se debe a que documenta pidiera al EMST que se trasladara al Fridericianum (Nota: una de las sedes de Kassel, lugar de nacimiento de documenta y primer museo público de la Europa continental), es el resultado de debates, objetivos comunes, información mutua sobre nuestras intenciones y de nuestro interés compartido por las obras de la colección. Desde el principio yo quise que el museo tuviera una presentación importante en Kassel. Esta es la segunda exposición de la serie “EMST in the World”, por lo que debe presentarse en Grecia y en el extranjero, porque yo creo en las sinergias y, de hecho, son la base de este programa. Nuestras conversaciones con el director artístico y los comisarios de d14 dieron lugar a una idea que partía del concepto “Aprender de Atenas” y de la serie “EMST in the World”. Nuestra presencia en d14 finaliza el 17 de septiembre de 2017 y nuestra intención es ser capaces de colocar las obras del EMST expuestas en Kassel en sus puestos definitivos y que el museo comience a funcionar. El objetivo alcanzado en Kassel es muy importante para todos nosotros.

 

¿Cuál crees que será el legado de documenta 14 para la ciudad de Atenas, sus habitantes y para el mundo de las artes en general?

Creo que la llegada de documenta 14 a Atenas ha ocurrido en el mejor momento. A pesar de la crisis y de su impacto en nuestra vida diaria, en los últimos años ha habido mucho interés en el arte y la cultura. Sin embargo, el arte contemporáneo aquí es menos conocido. Documenta 14 no solo ha logrado aumentar el interés por Grecia en general, sino que además ha dirigido ese interés hacia el arte contemporáneo del país. Ha revivido el debate público sobre la cultura, especialmente sobre las artes visuales, y ha conseguido colaboraciones dentro y fuera de Grecia. Ahora nos corresponde a nosotros y al estado continuar ese esfuerzo.

 

¿Cuáles son los principales obstáculos que impiden el buen funcionamiento del EMST en su pleno rendimiento, y hasta qué punto es realista la probabilidad de que esos obstáculos desaparezcan en un futuro próximo?

Estamos en el buen camino y, de hecho, es algo que puedo decir con gran ilusión. El reglamento operativo interno del museo, un requisito previo a cualquier acción que se lleve a cabo relacionada con la instalación de la colección permanente en las instalaciones del EMST, ha sido aprobado. Se ha hecho un esfuerzo enorme para que el museo llegue a ser lo que es hoy. Seguimos realizando esfuerzos en estrecha colaboración con el Ministerio de Cultura para superar cualquier obstáculo que surja, y estamos buscando y creando oportunidades para seguir funcionando. Y lo que es más importante, el museo está “vivo”, es extrovertido y avanza continuamente, principalmente fuera del país, para lograr ser totalmente operativo.

 

¿A qué problemas se enfrentan los directores de los museos de arte contemporáneo de Grecia?

Tienen que hacer que la organización se mantenga competitiva, atractiva y extrovertida a pesar de los problemas de cada día. Los directores intentan conciliar la realidad con su visión actual. No deberían abandonar sus objetivos a pesar de las adversidades y, eso sí, los objetivos de una organización como el EMST son nacionales. Obviamente, los directores no pueden hacer nada de forma independiente. Tienen que inspirar, coordinar e inventar formas que aún no existen.

 

¿Va a continuar el diálogo del EMST con importantes instituciones y museos internacionales? ¿Cuál será su programa para la próxima temporada?

Sin duda este diálogo, un elemento primordial del programa “EMST in the World” y de nuestras estrategias y actividades en general, continuará. Nuestra próxima exposición, que se abre a mediados de septiembre y finaliza en noviembre, no es parte de ese programa, pero es el resultado de una cooperación con el Museo Nacional de Arte de China (NAMOC) con ocasión del Año de Intercambios Culturales y Cooperación en la Industria Cultural Grecia-China. Por otro lado, estamos planeando algunos eventos paralelos y huelga decir que estamos trabajando mucho para abrir nuestra colección permanente en nuestra “casa”. Es importante para nosotros que el museo continúe con sus actividades e intensifique sus esfuerzos para ser totalmente operativo.