Código de deontologia

Código de deontología del ICOM para los museos

La deontología y la conducta ejemplar de los profesionales de museos son valores esenciales para el ICOM.

El Código de deontología del ICOM para los museos, aprobado en 1986 y revisado en 2004  establece los valores y principios que el ICOM comparte con la comunidad museística mundial. Se puede calificar de instrumento de referencia, y ha sido traducido a 37 idiomas. Fija las normas mínimas de conducta y de práctica profesional para los museos y su personal.

Al afiliarse a la organización, los miembros del ICOM se comprometen a respetar este Código.

Portada/Qué hacemos/Programas/Mediación en Arte y Patrimonio Cultural
 

Mediación en Arte y Patrimonio Cultural

El ICOM ayuda a los museos en la resolución alternativa de los litigios y en los processos de negociación compleja.

 

Para acceder a la totalidad del procedimiento y las herramientas de referencia

 

 

 

El aumento de los litigios relativos a la propiedad, como las demandas de restitución de obras confiscadas por los Nazis, obliga a encontrar otras soluciones que los procesos judiciales.

Así, el ICOM está altamente involucrado en la promoción de la restitución de los bienes culturales ilícitamente adquiridos.

La mediación responde a una necesidad de asistencia en las negociaciones en el retorno o la restitución de los casos de resolución alternativa de litigios y también  a una necesidad más amplia de los museos para ser guiado en las negociaciones sobre la devolución o restitución de los casos, sino también las adquisiciones, préstamos depósitos, o de licencia.

Así el ICOM ofrece un servicio adecuado a las necessidades le los museos y a los actores del sector de la cultura.

Más información sobre el procedimiento de mediación

La idea del proyecto de mediación relativa al arte y al patrimonio cultural empezó con una propuesta del ICOM en 2006. Gracias a las "buenas prácticas" del ICOM, el Museo Barbier-Mueller devolvió la Máscara Makonde a Tanzania. A partir de esta experiencia, el ICOM decidió ampliar la gama de soluciones alternativas de conflictos mediante el lanzamiento de un servicio de mediación dedicado al arte y al patrimonio cultural.  

Se ha escogido la mediación por sus características y ventajas específicas. De hecho, la mediación es capaz de superar el problema de la prescripción y toma en cuenta el derecho consuetudinario en las disputas, como por ejemplo el mal uso de las expresiones culturales tradicionales.

Un proceso voluntario no obligatorio

La Mediación en Arte y Patrimonio Cultural es un proceso voluntario en el cual cada parte tiene una responsabilidad propia primordial en la resolución del conflicto o el resultado de la negociación.

El mediador actúa como un facilitador neutro no coercitivo, reuniéndose directamente y al mismo tiempo con las dos partes. Mantiene el diálogo entre las partes y les ayuda a identificar los problemas y los intereses del caso.

La finalidad es de asistir a las partes para buscar un acuerdo a través de una comunicación directa y de una mayor comprensión. La mediación permite evitar las deficiencias de los procesos judiciales en la medida en que las partes pueden negociar de manera confidencial y controlar el proceso. Además, la mediación es más rentable y más rápida que el proceso judicial. Nadie pierde en la mediación: las partes llegan a un acuerdo mutuamente satisfactorio que salvaguarda los intereses de ambas partes. El resultado obtenido a partir de una mediación no puede ser impuesto a las partes como en el caso del arbitraje. 

Un proceso adaptado a la negociación y a la busquedad de un acuerdo en arte y patrimonio cultural

La Mediación en Arte y Patrimonio Cultural está concebida para satisfacer una necesidad que existe desde hace mucho tiempo, la de ofrecer un método alternativo de solución de controversias y una ayuda a las negociaciónes especializados y adaptados al campo del arte y del patrimonio cultural, por ejemplo las restituciones o los procesos judiciales. El programa de mediación del ICOM-OMPI no se limita a los miembros del ICOM. Así, las partes que no son miembros pueden solicitar una mediación en virtud del Reglamento de mediación del ICOM-OMPI. Además se pueden beneficiar de la lista de mediadores establecida por el ICOM-OMPI seleccionados por sus habilidades en mediación y sus conocimientos del arte y del patrimonio cultural. La mediación en virtud del Reglamento ICOM-OMPI garantiza también el respeto de imparcialidad e independencia del mediador así como de los estándares expresados en el Código de Deontología del ICOM para los Museos.   

Un modo de resolución de mutuo beneficio

En el contexto de una cooperación mundial sin precedentes, el ICOM y la OMPI, agencia de las Naciones Unidas, crearon este procedimiento único de mediación adaptado al arte y al patrimonio cultural. 

La OMPI cuenta con un centro reconocido de arbitraje y mediación. El ICOM se beneficia de la experiencia, los conocimientos técnicos y las instalaciones de la OMPI. A cambio el ICOM aporta su experiencia en el terreno del arte y del patrimonio cultural, así como de su alto reconocimiento en el mundo de los profesionales de los museos y de su red mundial.

Más información sobre el procedimiento de mediación

Para ponerse en contacto con la Secretaría general del ICOM y conseguir informaciónes addicionales.