Los museos no tienen fronteras,
tienen una red


Historia del ICOM

Historia del ICOM

A lo largo de los años, el ICOM ha conseguido adaptarse a las preocupaciones de los profesionales de museos del mundo, sin olvidar su principal misión. Más de 60 años después de su creación, la organización representa a la comunidad museística mundial en su conjunto.

1946 – 1947: Nacimiento del ICOM

En menos de un año, dos encuentros marcaron el nacimiento del ICOM. El primero tuvo lugar en París para la creación del Consejo internacional de museos por iniciativa de Chauncey J. Hamlin (Estados Unidos de América), que se convirtió en el primer presidente de la organización. El segundo tuvo lugar en México con ocasión de la primera Asamblea general de la organización.

1947 – 1968: Crecimiento

Las siete conferencias que tuvieron lugar entre 1948 y 1965 vieron el ICOM desarrollarse poco a poco. Las estructuras se reforzaron, la representación geográfica se amplió pero sobre todo, las actividades se volvieron más profesionales. Las dos penúltimas conferencias generales (en La Haya y Ámsterdam en 1962 y en Nueva York en 1965) mostraron la amplitud de las necesidades y el entusiasmo de los participantes.

Las preocupaciones de aquellos años están relacionadas con tres sectores esenciales: el papel educativo de los museos, las exposiciones y la circulación internacional de los bienes culturales, la conservación y la restauración de los bienes culturales.

1968 – 1977: Los años de crisis y de transición

A partir de 1968, los déficits financieros se convirtieron en un problema crónico. La actividad, los proyectos y los gastos fueron aumentando mientras que el importe de las cotizaciones no cambió en ocho años. Mientras tanto, empezaron a distinguirse los nuevos rasgos de los museos y su papel en la sociedad contemporánea. Al principio de los años 70, la institución vivió una crisis aguda que estuvo a punto de poner en peligro la existencia misma del ICOM. La única solución residió en aumentar sus propios recursos, lo cual implicaba subir el importe de las cotizaciones de los miembros para acabar con esta situación injusta. Se revisaron los estatutos también: ya no se podía limitar el  número de miembros activos a 15 por cada comité nacional.

Desde la Conferencia general de Grenoble en 1971, se examinó la idea de acoger a miembros individuales sin distinción alguna. En 1974, se adoptó una reforma en Copenhague: desde entonces los miembros activos y los miembros asociados están reunidos en una sola categoría. Prevaleció el espíritu democrático y se otorgó el derecho de voto y la elegibilidad a todo miembro de la profesión.

18-29 de mayo de 1977, 11ª Conferencia General, Moscú-Leningrado, URSS

1977 – 1989 : La apertura al mundo

El ICOM tan sólo empezó a desarrollar sus actividades en los países en vías de desarrollo a partir de 1977.

Una resolución adoptada en Moscú en 1977 prevé apoyar a los países en vías de desarrollo en Asia, África y América latina en los asuntos relacionados con la formación del personal de los museos y de los restauradores, teniendo en cuenta la necesidad de contar con personal cualificado y especializado en conservación y permitiendo a la vez la promoción de la creación y la difusión de material didáctico para la enseñanza de la conservación.

Cuatro conferencias decisivas (en 1977, 1980, 1983 y 1986) le permitieron al ICOM alcanzar dos objetivos estratégicos:

  • La creación de una política de los museos al servicio de la sociedad y de su desarrollo;
  • la aprobación del Código de deontología, una obra de referencia.

 

26 de octubre – 4 de noviembre de 1986, XIV Conferencia General, Buenos Aires, Argentina

1989 – 1996 : El ICOM eficaz y universal

La situación económica del ICOM empezó a mejorar y el déficit desapareció en 1994. La política de recaudación de fondos ofrece unas perspectivas prometedoras. La fama del ICOM y su acción mundial le garantizan una gran representatividad, feliz desenlace que recompensa medio siglo de esfuerzos.

En una época en que muchas organizaciones internacionales buscan un nuevo aliento y se enfrentan con problemas financieros y estructurales, el ICOM consiguió conservar su aspecto universal, su flexibilidad y la imaginación que le permiten satisfacer las exigencias de la profesión.

Las resoluciones aprobadas en las últimas asambleas generales sientan las bases de una política relativa al patrimonio en conformidad con la idea que el desarrollo económico va acompañado de factores culturales.

18ª Asamblea General del ICOM, Stavanger, Noruega, 7 de julio de 1995

1996 – 2004 Una nueva era de acciones

A partir de 1986, el ICOM intensifica su acción a favor de la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales a través de las Listas rojas y de la serie Cien objetos desaparecidos. La prevención de los riesgos relacionados con catástrofes naturales o causadas por el hombre se fue acelerando con el Programa de emergencia en los museos (MEP) inaugurado en 2002 y con la participación del ICOM en el Comité internacional del Escudo azul (ICBS).

Así, el ICOM ha seguido un camino nuevo, cada vez más arraigado en la comunidad museística internacional y más cerca de la sociedad civil.

18ª Conferencia General del ICOM, 1998, Melbourne, Australia

2004 Hasta hoy: La apertura a Asia

A fin de definir su nueva estrategia, el ICOM creó un grupo de trabajo sobre la reforma de la organización y publicó un informe titulado Herramientas para renovar la organización. Además el ICOM publicó Cómo administrar un museo: manual práctico, una obra dirigida a los profesionales que se convirtió en una referencia para la comunidad museística internacional.

Las acciones a favor de la protección del patrimonio cultural continuaron, en particular con la participación activa del ICOM en el Escudo azul y la administración de Object ID. Desde entonces la protección del patrimonio cultural inmaterial forma parte integrante del programa de actividades del ICOM. Todos estos elementos contribuyen a la influencia institucional del ICOM. A partir de 2004, al organizar por primera vez una conferencia general en Asia (Seúl, República de Corea) el ICOM recalca su voluntad de integrar de forma más significativa al continente asiático. Esta apertura se ha confirmado en 2010 con la presencia de la organización en la Exposición universal y la organización de la conferencia general en Shanghái. Tras las Conferencias Generales en Rio de Janeiro en 2013 y en Milán en 2016, el ICOM continua a reforzar su presencia en Asia, especialmente a través de la próxima Conferencia General de 2019 en Kioto, Japón.

Página web de ICOM Kioto 2019