Los museos no tienen fronteras,
tienen una red

All news

junio 1, 2022

ICOM VoicesAl día con los tiempos (en línea)

Philippa van Straaten

Comisaria de la Galería de Arte de Johannesburgo

Al igual que la mayoría de las instituciones patrimoniales de todo el mundo, la pandemia de COVID-19 ha planteado muchos retos personales y profesionales durante estos dos últimos años a la Galería de Arte de Johannesburgo (JAG, por sus siglas en inglés) y a sus trabajadores. El impacto del cierre de la JAG a los visitantes desde marzo de 2020 hasta principios de diciembre de 2021, junto con los problemas recurrentes en torno al acceso público, al aforo de los trabajadores y a las nuevas formas de trabajo virtual ha sido enorme. En pocas palabras, el reciente cierre nos ha obligado a analizar cómo funciona la JAG física e ideológicamente dentro y fuera de los límites del recinto de la Galería. El personal de la JAG también ha tenido que analizar qué es lo que debería ocurrir en el interior de los almacenes, archivos y salas de exposición para aumentar el acceso, especialmente con la campaña mundial para utilizar los formatos en línea y digitales, sin dejar de lado las exposiciones físicas o la programación.

Galería de Arte de Johannesburgo. © Johannesburg Art Gallery

La necesidad de mejorar el/los acceso/s a la JAG

Se ha debatido seriamente durante mucho tiempo y con diversos implicados sobre cómo captar la atención del público, de las comunidades más cercanas a la JAG y de otros visitantes locales e internacionales. Proyectos como el Joubert Park Project en 2001 o el Urban Concerns en 2008 , que otorgaron un gran protagonismo al Parque y a la JAG, trataron de investigar el papel de las artes como actores sociales y políticos dentro de su entorno y sus comunidades. La JAG está ubicada en el bullicioso y controvertido barrio de Hillbrow, una mezcla urbana muy poblada de comerciantes informales, trabajadores y viajeros de paso, y un crisol de residentes locales y extranjeros. La pandemia ha dificultado aún más el acceso a la JAG, ya complicado por sus supuestas ideologías basadas en la historia del coleccionismo y sus inicios coloniales. El éxito del acceso público sólo puede lograrse si la Galería interactúa activamente y desafía a sus colecciones con nuevas formas que fomenten un debate fresco sobre la relevancia de la institución y su lugar dentro de la economía cultural y artística de Johannesburgo en la era digital.

La exposición actual Ngoma II, que es una continuación de la primera, se basa en las colecciones de la Galería para examinar las cosmologías que recorren y son inherentes a las obras de arte de la JAG, trata un tema que aborda el lugar de cada uno en el mundo y los reinos ancestrales y espirituales. Se tuvo muy en cuenta la interacción con el público en línea, y la forma de participar de los visitantes tanto en la exposición en el espacio físico como en las plataformas virtuales. Ngoma II fue también la segunda exposición de la JAG presentada en 3D y en línea durante los confinamientos por la pandemia, y la primera en ser “inaugurada” en streaming a través de los canales de Facebook de la ciudad de Johannesburgo. Esta exposición supone para la JAG la posibilidad de organizar programaciones similares en el futuro.

La necesidad de seguir el programa (digital)

La JAG llevaba mucho tiempo buscando formas de ampliar su presencia digital y, a raíz de la COVID-19, sus trabajadores pudieron llevar a cabo proyectos digitales fructíferos relacionados con el archivo, además de su programación física habitual. En 2019, a través de los Amigos de la Galería de Arte de Johannesburgo, la JAG recibió financiación del Fondo del Embajador de los Estados Unidos para la Preservación Cultural, que destinó a la digitalización a gran escala de los archivos de la Unión Federada de Artistas Negros (FUBA, por sus siglas en inglés) que se conservan en la JAG y a iniciar los procesos que permitan que el material esté disponible en línea. Aunque este proyecto se concibió antes de la pandemia, su puesta en marcha ha se ha visto condicionada por la consideración del archivo como entidad digital, y por lo que debe ocurrir en el futuro para que el material esté accesible en línea. La pandemia ha obligado a replantearse algunos retos, como la falta de acceso a los recursos tecnológicos y humanos, la falta de redes sociales para la JAG y, quizá lo más importante, el hecho de que la mayoría de las colecciones de la JAG, tanto las expuestas como las almacenadas, aún no se hayan digitalizado. Algunos de estos retos se han mitigado utilizando diferentes sistemas, por ejemplo difundiendo eventos en cuentas “no oficiales” de las redes sociales, como la página de Facebook de Joburg Culture, que actúa como repositorio de todos los medios de comunicación en línea de las instituciones culturales de la ciudad de Johannesburgo. Los almacenes de la JAG están llenos de piezas dinámicas, valiosas, contemporáneas e históricas, que durante demasiado tiempo han permanecido en silencio como consecuencia de todo esto. La fotografía a gran escala y la digitalización de los objetos de las colecciones será, quizás, el proyecto más importante que hay que emprender en estos tiempos inciertos, y que desbloqueará muchos contenidos adicionales para una posterior programación digital o híbrida. La pandemia ha puesto de manifiesto los grandes fallos inherentes a la falta de preparación de la institución para trabajar en línea o digitalmente, y a su capacidad para ofrecer servicios museísticos y de mantenimiento de registros digitales a sus diversos públicos. Pronto nos dimos cuenta de que la digitalización no es un proceso sencillo ni rápido, sino una tarea intensa y costosa que requiere mucho tiempo.

Conclusión

La pandemia puso de manifiesto que la digitalización permitiría al equipo de la JAG crear contenidos en línea y exposiciones virtuales con mayor facilidad. Además de los incipientes intentos recientes de realizar exposiciones en línea, la Galería de Arte de Johannesburgo también tiene una página en el sitio web de Google Arts and Culture, pero esto sólo representa una pequeña parte de los fondos de la JAG. El comisario principal de la JAG, Khwezi Gule, también destaca la rapidez a la que cambian los paisajes digitales y los ciclos de la información, lo que hace más necesario actualizar con más frecuencia la comunicación y la tecnología relacionada. Resulta primordial avanzar con los tiempos si no se quiere correr el riesgo de quedarse atrás. En todo el ámbito de la cultura y el patrimonio, cada vez se realizan más eventos y programación en línea o como complemento a las exposiciones físicas, y si la JAG tuviera los elementos básicos digitales podría crear mucho más, afirma.

Galería de Arte de Johannesburgo en Google Arts and Culture. © Philippa van Straaten

Gule sugiere numerosas formas de colaboración en las que la JAG podría producir más en la esfera digital de cara al futuro, aparte de la digitalización. Una de las ideas es que la JAG se convierta en un centro en línea en el que artistas y creativos, principalmente locales, se reúnan para elaborar programas, ofrecer o asistir a talleres de comisariado, creación de contenidos y programación, y para compartir y crear contenidos. También prevé que la JAG publique más cosas en línea, ya sea en forma de publicaciones, o más contenido de colecciones o programación pública que atraigan a estudiantes, investigadores y a aquellos curiosos o interesados en las obras conservadas en la JAG. Las colaboraciones creativas con organizaciones afines y el desarrollo de nuevas redes son fundamentales para lograr este objetivo.

Sin embargo, Gule advierte que no hay que descuidar las exposiciones físicas y hace hincapié en que los medios tradicionales aún no han sido eclipsados por la comunicación digital. Cuando se le pregunta cómo ve el funcionamiento de la Galería dentro de un año, el comisario principal de la JAG dice:

“De la misma manera que el cine no sustituyó a la fotografía, ni los libros electrónicos a los libros, para la JAG el componente en línea o digital es sólo un ingrediente más en la mezcla de canales de comunicación a nuestra disposición, con oportunidades e inconvenientes únicos”.

Recursos y referencias

Ver el artículo de Terry Kurgan sobre Joubert Park Project :  http://www.terrykurgan.com/project/joubert-park-project/

La ciudad de Johannesburgo publicó este comunicado de prensa sobre la colaboración de Urban Concerns con el Bildmuseet en 2008: http://www.sharlenekhan.co.za/articles/Press/13.%202008%20Urban%20Concerns.pdf.

NGOMA II – Cosmology in African Modernities, Facebook livestream: https://fb.watch/bQ01mMZmuQ/

La Galería de Arte de Johannesburgo en Google Arts and Culture: https://artsandculture.google.com/partner/johannesburg-art-gallery