Los museos no tienen fronteras,
tienen una red

Todas las noticias

abril 16, 2020

COVID-19 Recomendaciones para la conservación de las colecciones en los museos

La pandemia de COVID-19 está afectando al sector de los museos en formas que aún no podemos predecir plenamente, especialmente en lo que concierne a las pérdidas económicas. Sin embargo, en este momento, el confinamiento y la ausencia de la mayor parte del personal ya puede provocar graves repercusiones en la conservación y la seguridad de las colecciones.

Sin descuidar todas las medidas necesarias para contener la propagación de la epidemia y para garantizar la seguridad de la población, los museos no pueden dejar de cumplir su función primaria de conservar el patrimonio material e inmaterial de la humanidad.

Las instituciones culturales de todo el mundo ya están demostrando una gran capacidad de adaptación y creatividad para comunicarse a distancia con su público. Para ayudarles aún más en estos tiempos de incertidumbre, ICOM ha preparado, con la ayuda del Comité Internacional para la Conservación (ICOM-CC), una serie de recomendaciones sobre cómo tratar la conservación durante la emergencia, poniendo la seguridad de los empleados en primer lugar:

Por favor, tengan en cuenta que estas recomendaciones, redactadas el 4 de abril de 2020 y actualizadas el 26 de mayo de 2020, contemplan las directrices sobre la prevención de la propagación de COVID-19 que se van actualizando continuamente. Busquen en su gobierno local, en su institución y en la OMS, la información más actualizada sobre comportamiento seguros y procedimientos a seguir.

En general

  1. Recomendaciones en todo el mundo exhortan a las instituciones públicas a cerrar hasta que la amenaza del coronavirus deje de ser un problema. Sólo el personal esencial debe permanecer en su institución. Esto puede incluir seguridad, ingeniería y, ocasionalmente, conservadores o administradores de colecciones. Para los museos autorizados a reabrir, en los países en que la situación lo permita, hemos publicado algunas medidas básicas que pueden adoptarse para proteger la salud tanto de los visitantes como del personal.
  2. Preparen listas de personal/expertos que estarán en servicio regular y otros que estén disponibles. Establezcan colaboraciones con los museos cercanos o instituciones similares para realizar los reemplazos de personal necesarios o los arreglos en caso de que los miembros del personal de un museo se infecten.
  3. Investigaciones sobre el deterioro del virus están en desarrollo, por lo que los datos se basan en los resultados de anteriores investigaciones sobre el coronavirus humano: el virus podría perder la mayor parte de su infectividad en seis días y toda su infectividad en nueve días a temperatura ambiente.
  4. Realicen una limpieza más frecuente de las zonas a las que la gente tiene acceso diariamente
  5. Consideren la posibilidad de cambiar los filtros de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado. Si estos sistemas no están instalados, consideren otro tipo de ventilación regular y controlada para las colecciones y los almacenes.
  6. En el caso de infecciones comprobadas, pongan en cuarentena las áreas afectadas por lo menos durante dos semanas o hasta que su acceso sea seguro.

En los espacios de exposición

Si en su museo se está preparando la reapertura, le invitamos a consultar este articulo. Con respecto a las medidas de conservación en un contexto de reapertura, por favor consideren instituir lo siguiente:

  • Organicen una limpieza de polvo de todas las salas del museo, así como una limpieza meticulosa de todas las superficies (vitrinas, pomos de las puertas, ascensores, pasamanos, etc.) antes de abrirlas al público.
  • Sigan las instrucciones habituales con respecto a la limpieza en seco y húmedo, pero aumenten la frecuencia de la limpieza por lo menos a una vez al día.
  • En cuanto a las vitrinas y superficies análogas, se pueden aplicar agua, jabón y spray desinfectante (es decir, alcohol isopropílico al 70% o etanol), siempre que no se apliquen a los objetos expuestos. Tengan cuidado con los materiales y revestimientos sensibles al alcohol (plexiglás, barnices de laca, etc.).
  • Asegúrense de que el personal de limpieza esté preparado. Si es posible, recurran a empleados que ya estén familiarizados con las colecciones y los procedimientos de limpieza adecuados.
  • Los objetos expuestos sólo deben ser limpiados por conservadores o profesionales debidamente formados.
  • Restrinjan el acceso a las instalaciones y espacios que no puedan ser limpiados o desinfectados completamente y/o después de cada uso.
  • Como es necesario aumentar la vigilancia para la conservación adecuada de las obras y su seguridad, se puede considerar la posibilidad de adaptar el número de personal de seguridad en los espacios del museo.

En las zonas de almacenamiento y de trabajo (sin acceso público)

Incluso en el caso de una reapertura, el museo funcionará en condiciones especiales y con una presencia de personal limitada:

  • Asegúrense de que todo el personal tenga fácil acceso a las instalaciones para lavarse las manos con agua caliente y jabón, gel desinfectante y guantes desechables.
  • Asegúrense de que sólo un número limitado de personas trabajen en la misma habitación, manteniendo la distancia necesaria. Generalmente, se recomienda 1,5-2 m como distancia entre individuos.
  • Los grupos más grandes pueden dividirse y trabajar en días alternos para mantener una distancia segura entre ellos.
  • Dividan al personal en equipos donde sólo los miembros del mismo equipo trabajen juntos.
  • Laven y desinfecten con gran frecuencia superficies duras, manijas, perillas de puertas, interruptores de luz, máquinas de café y otros objetos análogos.
  • Se deben siempre llevar máscaras, incluso las de tela casera.
  • Pospongan en la medida de lo posible las reuniones, los comités de adquisición, las restauraciones, las obras de construcción, las asambleas o cualquier otra actividad que no sea indispensable para la buena conservación de las obras.
  • Limiten el manejo de las colecciones, si es posible.
  • Consideren la posibilidad de extender sus préstamos – siempre que las obras sean seguras – para evitar el transporte y la manipulación. La presentación de las colecciones permanentes tendrá prioridad sobre las exposiciones temporales hasta que la situación sanitaria vuelva a la normalidad.
  • Los museos deberían tener un área de cuarentena para los objetos. Esta área debe tener estanterías, armarios, cajas vacías, donde los objetos implicados con un mínimo de contacto/manipulación puedan separarse de la colección principal, así como un sistema de marcación sencillo que indique las fechas, la denominación del objeto y la razón por la que el objeto ha sido puesto en cuarentena.