Los museos no tienen fronteras,
tienen una red

Todas las noticias

mayo 28, 2020

ICOM Voices El trabajo comunitario del Museo Casa de la Memoria en Medellín durante el brote de COVID-19

Isabel Dapena | Armando Perla

Museo Casa de la Memoria | Alcaldía de Medellín

Palabras clave: COVID-19; respuesta a la crisis; trabajo comunitario; trabajo de campo; rol social.

La actual crisis a nivel mundial generada por el COVID-19 ha requerido que nos replanteemos no solo nuestra vida cotidiana y la manera en la que trabajamos, sino también que cuestionemos los sistemas que han conformado hasta hoy nuestras sociedades. Lo que la pandemia ha expuesto  son las sorprendentes deficiencias de todos los sectores de nuestra sociedad: médico, político, financiero, industrial y cultural. Los que ya eran vulnerables, ahora tienen que luchar para simplemente mantenerse con vida. Los defensores de los derechos humanos que trabajan con comunidades vulnerables, como las personas mayores, los demandantes de asilo, los refugiados, los trabajadores indocumentados, los miembros de la comunidad LGBTQAI+, los trabajadores indocumentados o las personas sin hogar, nos han mostrado cómo estos grupos se han visto afectados desproporcionadamente por el COVID-19.

Ante tal escenario, algunos de los museos que trabajan de cerca con sus comunidades se han transformado para continuar con sus misiones. Por ejemplo, el Museo Casa de la Memoria de Medellín (Colombia) junto con la Secretaría de Cultura de Medellín, fueron designados por la Alcaldía de Medellín para liderar la estrategia territorial frente al COVID-19 en la Comuna 8 – Villa Hermosa, un barrio donde confluyen diferentes etnias, víctimas del conflicto colombiano, trabajadores informales, migrantes venezolanos y comunidades desplazadas.

Acciones sociales colaborativas para ayudar a las comunidades

La decisión de la Alcaldía de incluir al Museo Casa de la Memoria en su estrategia frente al COVID-19 fue influenciada por los años de trabajo comunitario y la relación de confianza previamente establecida por el museo con diversas comunidades de su entorno. De esta manera, el gobierno municipal reconoció la oportunidad de crear una alianza para poder atender prontamente a los más afectados durante la pandemia. Este esquema único de cooperación entre el gobierno municipal y el museo se ha enfocado en cuatro áreas:

  • Comunicación: siguiendo las medidas de seguridad y las directrices establecidas por la Alcaldía, los miembros del equipo del museo están presentes en el terreno, escuchando y evaluando las necesidades de los miembros de la comunidad y transmitiéndolas a la administración. El museo actúa así como puente de información entre el gobierno municipal y la comunidad.
  • Refugio: el equipo del museo trabaja para enviar a personas sin hogar a albergues temporales construidos por la ciudad para mejorar sus condiciones de autoaislamiento y distanciamiento social.
  • Salud: el equipo del museo está recibiendo formación por parte de profesionales de la salud de los hospitales de Medellín en temas de prevención, reducción y tratamiento de la infección. De esta manera, ellos transfieren dichos conocimientos a las personas de la comunidad que no tienen acceso a esa información.
  • Comida: el personal del museo también está distribuyendo alimentos a aquellas personas que no pueden trabajar debido a la cuarentena.
Aura Aleida Jaramillo, directora adjunta del Museo Casa de la Memoria, recoge paquetes de comida para almacenarlos en el museo antes de distribuirlos entre los miembros de la comunidad. © Museo Casa de la Memoria, Medellín
Cathalina Sánchez, directora del Museo Casa de la Memoria, explica los protocolos de seguridad a un equipo de voluntarios. © Museo Casa de la Memoria, Medellín

El trabajo colaborativo con los líderes sociales de la Comuna 8 ha sido fundamental para que el museo pueda llevar a cabo el mandato asignado por la Alcaldía en el territorio. Por ejemplo, la relación de confianza preexistente entre el museo y los líderes de la comunidad ha facilitado la identificación de las familias con necesidades de atención prioritarias para poder atenderlas rápidamente.

Entrevistas puerta a puerta para crear una base de datos que permita identificar y dar prioridad a las familias más vulnerables. © Museo Casa de la Memoria, Medellín

Continuación de proyectos comunitarios a largo plazo

Al mismo tiempo el museo continúa trabajando a distancia con la comunidad en una agenda relacionada con la memoria y la construcción de la paz, que incluye:

  • El proyecto “Encuentros de Tejedoras de Memoria”, un proyecto en el que las memorias que las mujeres tejan individualmente durante la cuarentena serán unidas para formar una pieza colectiva al final del confinamiento.
  • Reactivación y promoción de 10 exposiciones virtuales sobre temas relacionados con el conflicto colombiano, la memoria, la paz y la reconciliación.
  • Acompañamiento para el desarrollo del proyecto “Museo de Memoria Casa Amiga”, un museo comunitario de memorias colectivas iniciado por organizaciones comunitarias y lideresas de la Comuna 13.
  • Apoyo en la formulación y gestión de aliados estratégicos para el proyecto “Conquistando Fronteras”, una iniciativa comunitaria orientada a crear un bulevar de la memoria a través de metodologías participativas en el sector Calle Nueva de la Comuna 13.

El trabajo realizado en la Comuna 8 ha creado también una oportunidad para que el museo conozca las vivencias de las personas durante la cuarentena. Como museo de memoria, el Museo Casa de la Memoria es responsable de preservar, de manera ética y responsable, las memorias e historias que en estos momentos viven los grupos más afectados por la pandemia.

De esta manera, el Museo Casa de la Memoria se posiciona como un referente en un sector museístico impulsado más por una obligación de ayudar y de contribuir a la mejora de toda la sociedad que por el deseo de desarrollar exposiciones “taquilleras” orientadas a satisfacer a un público elitista.

La presente crisis mundial nos empuja, como profesionales de los museos, a replantearnos radicalmente nuestro sector desde una perspectiva que favorezca el papel social de los museos frente a su previo posicionamiento como instituciones de élite, a reinventar los museos como espacios comunitarios que existen dentro y fuera de sus muros y como agentes de cambio dispuestos a ayudar a la sociedad en tiempos de crisis. El Museo Casa de la Memoria de Medellín nos está mostrando el camino.

Isabel Dapena – Comisaria del Museo Casa de la Memoria

Armando Perla – Consultor internacional en Museos, Derechos Humanos e Inclusión Social de la Alcaldía de Medellín y miembro de la Junta Directiva del Comité Internacional sobre los Dilemas Éticos del ICOM (IC-Ethics)

Referencias y recursos:

Más información sobre el Museo Casa de la Memoria

 

LEA TODOS LOS ARTÍCULOS DE ICOM VOICES

 

El ICOM no es responsable de las opiniones expresadas en el artículo, que incumben únicamente a su autor.

Para participar en la nueva convocatoria de ICOM Voices, compartiendo su experiencia, haga clic aquí.